La cancelación de un cabeza de cartel es la partícula elemental de la decepción festivalera, el agujero negro de nuestro particular universo, pura anti-materia que convierte nuestras ilusiones en polvo de estrellas. Tras horas, días e incluso semanas de ilusionante y concienzudo diseño, un zasca de intensidad insoportable echa por tierra la ruta perfecta por tu festival favorito. Y es que los humanos enferman, son crueles, sensibles, pendencieros, les afectan los fenómenos meteorológicos y no siempre son capaces de sobrellevar sus luchas y miedos más íntimos. Los motivos, que en ocasiones pueden parecer puro capricho de superestrella, la mayoría de las veces tienen peso suficiente para llevarse por delante no solo la ilusión de los fans, sino también el sueldo de mánagers, agentes, road crew, de los propios músicos y la estabilidad mental de los organizadores del festival. Os invitamos a recordar algunas de las cancelaciones más sonadas de los últimos años, analizando el variopinto abanico de causas que las provocaron.

ACUERDOS Y DESACUERDOS

La relación de Danzig con Last Tour International puede calificarse, como mínimo, de polémica. Ya empezaron con mal pie en 2011, cuando el vocalista suspendió por primera vez su actuación en el Azkena Rock, incumpliendo el acuerdo inicial. La organización volvió a negociar llegando a un nuevo acuerdo con la banda, pero finalmente, de forma unilateral y a pocos días del festival, Danzig canceló el concierto. Dos años después, esta vez en el ya extinto Sonisphere, la promotora lo intentó de nuevo anunciando que los norteamericanos actuarían junto a Avantasia, Ghost e Iron Maiden. En esta ocasión la banda del exMisfits alegó discrepancias en relación a la posición que ocupaban en el artwork del cartel y, una vez más, cancelaron la actuación. La promotora consiguió que a la tercera fuera la vencida y Danzig finalmente actuó en fecha exclusiva para toda Europa en el Azkena Rock 2016.

ENFERMEDAD, CRUEL TIRANO

Pero el motivo más común de cancelación es la enfermedad, el más cruel de los tiranos. El linfoma encontrado al guitarrista Tony Iommi fue el causante de la cancelación de la gira europea que la mítica banda británica Black Sabbath tenía pensado ofrecer en 2012. Esto afectó también al Azkena Rock, que los había anunciado como uno de los cabezas de cartel de una edición que prometía ser gloriosa. La difícil tarea de sustituir a la que para muchos es la mejor banda de rock de la historia, corrió a cargo del proyecto encabezado por su vocalista, Ozzy Osbourne, llamado Ozzy & Friends. El setlist de dicho proyecto incluyo temas de la carrera en solitario de nuestro "madman" favorito intercalados con clásicos de Sabbath. Estuvieron presentes, como invitados especiales, Geezer Butler y Zack Wilde. ¿Consiguio Ozzy & Friends que olvidáramos la sangrante cancelación? En absoluto. Pero al menos el show superó en calidad y espectáculo al ofrecido también por Osbourne en la edición del Azkena del año anterior.

También en 2012, Björk canceló los conciertos que iba a ofrecer el 2 de junio en Barcelona y el 9 de junio en el Optimus Primavera Sound de Oporto debido a una inflamación de un nódulo en las cuerdas vocales. Su actuación era uno de los principales reclamos de esa edición del festival, que en Porto se celebraba por primera vez, por lo que la organización del festival ofreció devoluciones del importe de las entradas de día para la fecha en la que tocaba. Tras el susto y una temporada de reposo total, la artista islandesa decidió ejercitar su voz por tres años para evitar bisturíes. Ya en 2015, durante la gira de Vulnicura, álbum que documenta con pelos y señales su separación del artista estadounidense Matthew Barney, la artista canceló abruptamente parte de su gira aduciendo que eran demasiado "intensas" y la agotaban emocionalmente, dejando de esa forma -en sus propias palabras- que la bestia fluyese su curso natural.

MUERTE, VEJEZ Y TORNADOS

En 2013, la neoyorquina Fiona Apple cancelaba su esperadísima actuación en el festival barcelonés para estar cerca de su “más querida y vieja amiga“, su perra Janet, moribunda tras una larga enfermedad. “Sé que sentiré el conocimiento más abrumador de ella, de su vida y de mi amor por ella, en los últimos momentos. (...) Porque será la experiencia de vida más bella, más intensa y más enriquecedora que jamás haya conocido. Cuando ella muera.“ Sin duda una cancelación no exenta de polémica por parte de una artista de gran sensibilidad. Esa edición del PS pasaría a conocerse como la edición Cancelera Sound, sumando a la anterior sendas cancelaciones de Rodríguez y Band of Horses. La de Sixto Rodriguez, el músico de Detroit que conoció la fama tras 20 años de semi-anonimato, de vuelta a los escenarios a los 70, fue en palabras de sus managers "un intento de preservar su salud y energía". Respecto a Band of Horses, no pudieron viajar debido a los tornados que asolaron ese verano la zona de Oklahoma, provocando la cancelación de sus vuelos.

¿AGENDA? ¿¡¿QUÉ AGENDA?!?

Avanzamos hasta 2017 para recordar todo un clásico de las cancelaciones, la maldita agenda. Y es que duele quedarte sin ver ese concierto festivalero por el que has estado esperando porque la agenda, a ultimísima hora, no cuadra. Es lo que le pasó a Tyler, The Creator en el FIB de ese año, que por "problemas de fechas“ se vio obligado a cancelar: "Raramente cancelo conciertos y, sinceramente, os pido disculpas y prometo reconciliarme con vosotros. No estoy mintiendo”, comentó el rapero.

VEREDICTO: CULPABLE

La cancelación de la gira europea de Pentagram dejó con un palmo de narices a todos los fans del legendario grupo de doom metal que pretendían asistir al Resurrection Fest 2017. Ya en la primavera del mismo año, la banda tuvo que hacer varios conciertos sin su líder y vocalista, Bobby Liebling, a causa de un arresto. Finalmente, pudimos conocer los motivos reales de las cancelaciones cuando Liebling fue declarado culpable por los cargos de “abuso y negligencia de la custodia de un adulto vulnerable” a su propia madre, que por aquel entonces tenía 87 años. Tras pasar casi dos años en prisión, el legendario cantante ha sido puesto en libertad y Pentagram ha vuelto a la actualidad musical anunciando una nueva gira. Confiamos en que Liebling haya enderezado su vida.

2 EMISORAS AL MISMO TIEMPO

Igualmente sonado fue el caso de Massive Attack, que llegaban a la segunda jornada del Mad Cool 2018 con el desafío de reconciliar a los asistentes con el festival tras las escenas de caos vividas en la jornada anterior. Pero la tarea habría de ser infructuosa. Los de Bristol anularon el concierto poco antes de su hora inicio alegando "molestias de sonido de otro escenario“. Por su parte, una organización del festival obviamente sobrepasada por las circunstancias, tardó casi una hora y media en avisar al público a través de cuatro líneas en las pantallas. Semanas más tarde, la banda explicaba lo sucedido de la siguiente manera: "Llegamos a Madrid con mucha confianza y emocionados por el espectáculo. Para nuestra completa decepción, mientras nos preparamos para salir [...], nuestro medidor registra 98 decibelios del escenario principal“ "Es como tratar de escuchar dos emisoras de radio a todo volumen simultáneamente“ "Siempre queremos intentar ofrecer un buen espectáculo y esto nos hubiera impedido hacerlo." Por su parte, el festival aseguró haberlo intentado todo, ofreciendo otros escenarios, bajar el volumen de los conciertos simultáneos o incluso parar el recinto entero para que no sonara nada cuando ellos tocasen y así no cancelar, pero finalmente nada sirvió.

MAD COOL 2018 Massive Attack cancels the show.... atmosphere in the crowd

ENFERMEDAD, CRUEL TIRANO II

Ese mismo año, fue Karen Dreijer de Fever Ray la que se vio obligada a cancelar su paso por BIME 2018 (junto al resto de sus fechas europeas) por problemas de salud. Más concretamente, ansiedad y ataques de pánico que le impedía subir a un escenario o a un avión. Así lo explicaba a través de un comunicado: “Muchos de vosotros sabéis que he estado sufriendo ansiedad y ataques de pánico durante mucho tiempo. Durante siete años no he pisado un escenario, durante cinco años no me he metido en un avión. Es un desorden que acecha desde la penumbra, que he tenido que trabajar con atención y que nunca sé cuando va a volver a atacar o a afectarme. Estoy muy agradecida por los últimos siete meses en los que he podido tocar y conocer a gente maravillosa e increíble. El último mes, sin embargo, ha sido duro y mi ansiedad ha empezado a escalar. Ahora debo tomarme un descanso de la gira para ocuparme de mí misma y recobrar mi salud.”. Los que vimos su espectáculo en el Primavera Sound de ese mismo año, presentando su fantástico último álbum "Plunge", sabemos la tremenda decepción que debió suponer para sus fans.

Y seguimos en 2018: el 31 de mayo para ser precisos, Boni, ampliamente conocido por ser guitarrista y una de las voces de los añorados Barricada, anunciaba que padecía cancer de laringe. Por prescripción médica, la gira en la que presentaba su segundo trabajo en solitario, "Requiem por el mundo", tuvo que ser cancelada yéndose al traste también sus fechas en el Pintor Rock y el Leyendas del Rock. Apenas un mes después se anunciaba en su web que "la buena, buenísima noticia es que Boni ha salvado la vida. La mala es que ha perdido la voz. Su voz. Nuestra voz. Vuestra voz." A pesar de todo, en las últimas lineas del comunicado se dejaba entrever una posible vuelta a las tablas "para poder volver a oír rugir su guitarra". Ojalá que sea así.

SUICIDIO

Pero si vamos a hablar de cancelaciones dolorosas y trágicas, debemos recordar a Keith Flint. El miembro de The Prodigy de aspecto ciber punk y pieza clave tanto en la estética como en el sonido de la banda, aparecía muerto por suicidio en su domicilio el pasado 4 de marzo. Obviamente, las actuaciones de los británicos previstas en los festivales españoles y el resto de la gira fueron cancelados. ¿Significa este desgraciado suceso el final de The Prodigy? Un tweet publicado el 20 de agosto con una foto de Liam Howlett junto al esclarecedor mensaje "Back in the studio making noise... brand new Prodigy tunes are gonna roll, boooom", parece indicar que seguirán adelante con el proyecto.

ACUERDOS Y DESACUERDOS II

La única actuación de los suecos At The Gates en un festival ibérico en 2019 estaba prevista para el 18 de septiembre en el Estepona Meeting Festival. Junto a los susodichos actuarían en la plaza de toros de la localidad malagueña Death Angel, Legion of the Dammed, Rise to Fall, The Descent y Verdugo. Un cartel atractivo, ¿verdad? Pues finalmente no llego a celebrarse. El motivo que alegaron At The Gates, Death Angel, LOTD y Rise to Fall, que cancelaron previamente sus actuaciones, fue que la promotora que organizaba el evento, Aurum Management (a cargo del polémico Javi Freak), había incumplido el acuerdo inicial. En foros y redes sociales se advirtió desde un primer momento de supuestas malas praxis en gestiones anteriores por parte de la promotora, y que la probabilidad de que ocurriera algo así era muy alta. Aurum Management, por su parte, ha achacado la cancelación a la escasa venta de entradas. ¿Influyó el descrédito vertido hacia la promotora en que fueran pocos los que se animaran a comprar su entrada? ¿Tenían razón las redes en advertir sobre lo que finalmente ocurrió? Estos son los datos, vuestras son las conclusiones, que decía una conocida periodista.

VEREDICTO: CULPABLE II

El caso de los californianos As I Lay Dying da para debate. Su vocalista, Tim Lambesis, fue acusado y condenado a seis años de prisión por intentar contratar a un sicario (que resultó ser un policía) para asesinar a su ex-mujer. Una vez cumplida la condena la banda retomó su actividad, siendo confirmada para actuar en el Resurrection Fest 2019. A raíz de ello surgió un intenso debate que llevó al festival a cancelarlos "con el fin de mantener el ambiente reinante de concordia entre toda la comunidad del festival“. ¿Debería haber primado el derecho a la reinserción social o acertó el Resu cancelando el concierto? El debate está abierto.

Otra caída de cartel sonada durante el presente año fue la del rapero y productor estadounidense Rakim Mayers, más conocido como A$AP Rocky, que canceló toda la gira europea durante estos meses de verano, incluida su actuación en Sónar 2019. El rapero fue enviado a prisión preventiva en Suecia tras ser arrestado en Estocolmo, el pasado 1 de julio, acusado de cometer una agresión con agravantes que fue grabada en vídeo. En la grabación se puede ver a A$AP Rocky junto a varios acompañantes, propinando patadas y puñetazos a un joven de 19 años tirado en el suelo. El veredicto final dictaminó la culpabilidad de Asap Rocky y sus dos guardaespaldas, que deberán pagar a la víctima un total de 12.500 coronas suecas (1.300 dólares).

UN BROTE DE LUZ

Y para acabar, un brote de luz entre tanta tiniebla. Y es que los motivos de los suecos The Baboon Show fueron algo más felices que los enumerados anteriormente, cancelando su actuación en el Viña Rock 2019 por la inminente paternidad de dos de sus integrantes: Cecilia Boström y Håkan Sörle. Lo sentimos por los asistentes al festival, que se perdieron la actuación de una de las bandas punk con más actitud de los últimos años.

Vídeos