Formados de las cenizas de los desaparecidos Spacemen 3 a primeros de los 90 y bajo el indiscutible liderazgo de Jason Pierce (guitarra, voz y compositor de la práctica totalidad de los temas), Spiritualized han sido una de las bandas más influyentes de la última década. Su sonido, muy personal, combina el minimalismo más hipnótico con los tonos épicos. Una aparente contradicción que sólo el talento de Pierce es capaz de convertir en una realidad tangible y tremendamente efectiva. A lo largo de sus ya más de diez años de historia Spiritualized ha cambiado varias veces de formación -con separaciones algunas veces traumáticas como la de Radley, compañera de Pierce durante varios años, al que abandonó en la época de "Ladies and Gentlemen... " por Richard Ashcroft (The Verve) - y ha sufrido múltiples vicisitudes pero sin dejar nunca de ser una gran banda

La Velvet, John Coltrane, John Cage y Phil Spector, The Byrds o India Raga son tan sólo algunas de las eclécticas influencias reconocibles en su música, en la que tienen cabida herencias tan dispares como la del compositor minimalista LaMonte Young o los Beach Boys. El propio Pierce ha definido la música y el espíritu de Spiritualized como soul, blues, e incluso, en ocasiones, jazz, por no mencionar las obvias categorías de pop y rock’n’roll.

Toda la carrera de Pierce, incluyendo su opus previo en Spacemen 3, está anclada en un sólido y contundente fondo temático –drogas, muerte, religión– desarrollado a través de una depurada reescritura de las líneas básicas del rock, atrapado en un continuo loop de minimalismo rítmico aderezado con imponentes arreglos de cuerda y metal.

Su frustrado affair con la teclista Kate Radley (su pareja hasta que se casó en secreto con Richard Ashcroft de The Verve), el intenso consumo y dependencia de drogas, la doble neumonía que le llevó al borde de la muerte y una larga recuperación posterior antes de grabar ‘Songs In A&E’… La carrera de Jason Pierce como Spiritualized, tras dejar Spacemen 3, está salpicada de incidentes vitales que, pese a ser ajenos a lo estrictamente musical, transmiten un carácter épico a sus motivaciones para seguir escribiendo canciones. Pierce nunca ha dejado de hablar en sus canciones de afrontar la muerte, del amor como redención y condena, de la fragilidad humana y de Dios, la Providencia o algún otro tipo de ente superior al que pedir amparo y/o explicaciones por nuestras desdichas.

Enlaces

Actuaciones

Vídeos

Noticias

Top Álbumes

Seguidores

Todavía no hay usuarios siguiendo este contenido. Añádelo a tus favoritos y se el primero.