Originalmente bajo el nombre de M-Clan se encontraban Carlos Tarque (voz), Santiago Campillo (guitarra), Ricardo Ruipérez (guitarra), Pascual Saura (bajo) Juan Antonio Otero (batería) e Iñigo Uribe (teclados). La banda se formó en marzo de 1993, cuando Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez se conocieron y decidieron fusionarse (ambos tocaban en otros grupos) y llamar al resto de los músicos que acabarían conformando M-Clan.

Inicialmente, el quinteto murciano apostaba por el rock sureño, del cual son grandes seguidores. En la línea de grupos como Black Crowes y deudor, en alguna medida, del southern rock fraguado en los años 70, M-Clan mezcla el blues, el soul y el hard, dentro de una coctelera que adquiere su efervescencia en el directo. También se les emparentó con el sonido de bandas como Led Zeppelin, Aerosmith y Lynyrd Skynyrd, pero M-Clan consiguió crear un estilo propio, aunque éste ha ido evolucionando de forma clara a lo largo de los años.

En 1995 empiezan a grabar el primer álbum y para ello viajan hasta Memphis. De ahí saldrá "Un Buen Momento", un conjunto de bombas rockeras espoleadas por la desgarrada voz de Carlos Tarque, que tiene un gran recibimiento pero no una excesiva repercusión comercial. Algo parecido ocurre con su segundo disco, esta vez grabado en Toronto (Canadá), "Coliseum" (1997), otra descarga de rock en estado puro y uno de los mejores álbumes de rock del momento en lo que al panorama nacional se refiere.

Tuvo que llegar Alejo Stivel, auténtico "hacedor de éxitos" del pop español, para que M-Clan saliera a la luz de los superventas. Un oportuno filtro, y la versión del "Serenade" de la Steve Miller Band (rebautizada como "Llamando a la Tierra") impulsan su siguiente álbum,"Usar y Tirar" (1999) hasta que supera las 200.000 copias. Llega el año 2000 y con él un nuevo trabajo, "Sin Enchufe", esta vez en directo y acústico, que logra consolidar a M-Clan como uno de los grupos de rock más fuerte en el ámbito nacional, y que lanza la canción "Carolina" a todas las radios del país. La edición de "Sin Enchufe" llevó al grupo a realizar una extensa gira por todo el estado español, durante la cual surgieron una serie de incompatibilidades que culminaron con el abandono del grupo por parte del guitarrista Santiago Campillo.

Tras la marcha de Santiago Campillo, lejos de lo que en un principio se creyó que podía ser la desaparición de M-Clan, el resto del grupo sale adelante y saca al mercado su quinto trabajo discográfico "Defectos Personales", donde queda patente el giro musical de los murcianos, esa evolución que ya quedó reflejada en su tercer álbum "Usar y tirar", el definitivo paso del rock sureño a un rock más melódico que huye de cualquier vínculo con el pasado. Un estilo propio y mucho más maduro.

En 2008 ve la luz su siguiente álbum, "Memorias de un espantapájaros". En este disco cambia la forma de componer de la banda, basándose en poemas y textos de Carlos Tarque para después componer la música que los acompañe. De esta manera consiguen el reconocimiento conjunto de critica y público, en un disco más oscuro e intimista que sus anteriores trabajos. En su siguiente disco, “Para no ver el final” (2010), Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez han derivado a la banda hacia un sonido más enérgico en algunos temas, con arreglos de metal, con guitarras profundas y letras menos poéticas pero más incisivas tanto en la alegría como en la desesperación.

En plena madurez, y tras casi veinte años de echar a andar, parece que M-Clan han hallado el sonido que andaban buscando, el mismo que desarrollan en “Arenas Movedizas” (2012). Su octavo disco de estudio remite a lo que siempre han sido, una banda con tintes de rock sureño, hard rock de los 70 y del rythm & blues más clásico. Todo ello con una solidez musical como nunca antes habían demostrado, que mantuvieron en su siguiente trabajo de estudio de título "Delta" (2016).

Enlaces

Actuaciones

Vídeos

Noticias

Top Álbumes

Seguidores

Comentarios