En poco más de dos años, el barcelonés John Talabot ha pasado de ser un productor semidesconocido a convertirse en una de las grandes revelaciones de la electrónica y en un artista capaz de cautivar a Ewan Pearson, colarse en la lista de lo mejor del año de Pitchfork, colaborar con Delorean y sentar cátedra en lo que a house orgánico y envolvente se refiere. Siguiendo los pasos de Four Tet y cruzando el Northern soul con el sonido de Chicago, este barcelonés que se resiste a mostrar su cara pasa por ser la gran esperanza blanca de la electrónica de este 2011.

Enlaces

Actuaciones

Vídeos

Noticias

Top Álbumes

Seguidores

Comentarios