Eli "Paperboy" Reed procede de los Boston (Estados Unidos) y sorprende por su gran calidad a la hora de desarrollar el Soul más genuino, en la línea de Otis Redding o Sam Cooke. Con su poderosa voz y composiciones cuidadas, este chico blanco hace rememorar la época dorada del soul sesentero. Paperboy parece nacido para romper moldes: un blanco de Massachussets que en el siglo XXI suena al micrófono como un negro de Alabama hace 50 años. Impensable, pero cierto. El soul de este chico se puede tocar casi con las manos. Es visceral y absorbente. De la escuela de Stax Records, donde las grabaciones guardaron el éxito de la entrega al mismo tiempo que se acoplaban instrumento y voz dentro una misma emoción.

Reed creció en Brookline, expuesto al mundo de la música desde muy pequeño, ya que su padre era crítico musical y desde joven tuvo acceso a una gran colección de discos. Eli absorbió todo lo que pudo, pero finalmente fue la música gospel, soul, blues y R&B, la que realmente robó su corazón. Autodidacta por naturaleza, aprendió por si mismo a tocar el piano, la armónica y la guitarra, empezando a poner a prueba sus aptitudes tocando en la cale.

Eli Reed consiguió un trabajo como músico en un club de Mississipi, dónde conoció al batería Sam Carr y dónde se ganó el apodo de Paperboy.

De vuelta en Boston, Eli Reed formó su banda The True Loves dónde grabó el disco de versiones 'Sings "Walkin' and Talkin' (For My Baby)" and Other Smash Hits en 2005. Después de su actuación en SXSW firmó con el sello Q Division, dónde lanzó su segundo álbum "Roll with You" (2008).

En su tercer trabajo "Come and Get It" (2010), producido por Mike Elizondo, Reed incorpora en una docena de canciones escritas por él el toque del R&B, blues y soul clásicos, imprimiendo su toque personal tanto cuando se entrega a tiempos más tranquilos (‘Pick A Number’, ‘Time Will Tell’), se abraza al rockabilly (‘Explosion’, ‘You Can Run On’), se acerca al gospel a través de los coros (‘Tell Me What I Wanna Hear’), ejecuta falsetes (‘Name Calling’) o quiebra la voz hasta casi la afonía (‘Just Like Me’). Mención aparte merecen los arreglos del álbum en general y en particular la inefable sección de viento, que suena apabullante desde el principio hasta el final de ‘Come And Get It’.

Enlaces

Actuaciones

Vídeos

Noticias

Top Álbumes

Seguidores

Todavía no hay usuarios siguiendo este contenido. Añádelo a tus favoritos y se el primero.

Comentarios