¿Cuales son las claves del éxito de un festival? ¿Cómo se consigue agotar los abonos con cinco meses de antelación a la celebración del mismo? Vamos a intentar buscar las respuestas a estas cuestiones analizando los diferentes aspectos que, en nuestra opinión, hacen del Resurrection Fest uno de los lugares de peregrinación más importantes del panorama festivalero ibérico.

En primer lugar nos gustaría destacar la ubicación. Que un festival de dimensiones importantes esté situado en un pequeño pueblo gallego puede parecer un inconveniente; y en parte lo es (buscad alojamiento en hoteles y sabréis por qué). Pero tener la playa y el casco antiguo de Viveiro a tiro de piedra del recinto es un auténtico lujo, además de una seña de identidad. No creemos que nadie le haga ascos a un relajante paseo, a un buen chapuzón y a una ración de pulpo antes de afrontar las largas jornadas musicales.

El camping, dividido en tres categorías y ganador del premio a la mejor zona de acampada peninsular en los Iberian Awards de 2018, suma otro punto a favor. Sus usuarios pueden elegir entre el Resucamp, situado a escasos metros de la entrada del recinto y muy próximo a la playa de Celeiro; el Beachcamp, situado en la playa Arena; y el Glamping, donde el festival incluye tienda de campaña, suelo blando, saco de dormir, aseo, ducha...

Contar con el apoyo de las instituciones para organizar un festival también supone una ayuda importante. En el caso del Resurrection Fest, Melchor Roel, alcalde de Viveiro, resultó una pieza clave en los inicios del festival. Iván Menéndez, director del Resu, dijo de él que "siempre se refería al festival como un espacio de libertad, de respeto y multicultural enfocado a la gente joven. Para él, los jóvenes eran un tesoro y, sin duda, un buen activo en el que invertir; porque para progresar hay que tener la mirada puesta en el futuro". Roel falleció en diciembre de 2013 y desde entonces el Resurrection ha publicado numerosos homenajes en su recuerdo, tanto en redes sociales como en las pantallas del propio festival.

Otro de sus puntos fuertes es la organización y el buen rollo que se respira en el recinto. El mismísimo Bruce Dickinson aseguró sobre el escenario que nunca, en las numerosas actuaciones que Iron Maiden ha tenido en festivales, se había sentido tan a gusto y que se notaba que el Resurrection estaba hecho por gente que amaba la música. Tampoco podemos dejar de mencionar el Resukids, un servicio de guardería que hace que los más pequeños interactúen con los músicos y el público, haciéndolos partícipes del festival. Esto sumado a la ausencia de largas colas en barras y wc, la diferenciación de escenarios por estilos... ha logrado ser, muy probablemente, determinante a la hora de elegir al Resurrection Fest como ganador al mejor festival de gran formato en los Iberian Festival Awards de 2018.

Ayuda mucho a aumentar la asistencia el no tener apenas competencia en lo referente a la orientación musical del festival. Por ejemplo, el Rock Fest Bcn y el Leyendas del Rock tienen grandes carteles, orientados ambos (con ligeros matices) al rock y el metal clásico, y esto puede llevar a que los fans de estos estilos tengan que elegir entre uno de los dos eventos. El Resurrection Fest padece menos este inconveniente. Es cierto que en ediciones anteriores han contado con grupos como Kiss, Scorpions o Iron Maiden, pero mayoritariamente el festival se nutre de los estilos más extremos del metal (thrash, death, black...), del punk, del hardcore y sus variantes (metalcore, deathcore, grindcore...) y, en los últimos años, de expresiones más rockeras y alternativas como el stoner, el post rock o el post metal. Esta suma de propuestas diferencian a su cartel del resto, con la ventaja que ello supone.

Desde aquella modesta primera edición de siete bandas en 2006 al premio al mejor cartel de la península, logrado hace apenas unas semanas por su edición 2018, también en los Iberian Festival Awards, ha pasado poco más de una década. Coincidiréis con nosotros en que la expansión del festival en estos años ha sido espectacular, sobre todo teniendo en cuenta que los precursores de esta aventura eran dos chavales de apenas 18 años sin ninguna experiencia en la industria musical. Lejos de tocar techo el Resurrection Fest sigue creciendo y para su edición 2019 tiene preparado un recinto con más metros útiles y un elenco de bandas de primer nivel compuesto entre otros por Slayer, Parkway Drive, Slipknot, King Diamond, Gojira, Trivium, Lamb of God, Cradle of Filth, Crisix, Berri Txarrak, Millencolin, While She Sleeps, Municipal Waste, Toundra...

Si nunca has asistido al Resu y quieres comprobar todo lo dicho por ti mismo, aún puedes hacerte con alguno de los abonos extra que el festival ha puesto a la venta.

¡Nos vemos en los pogos!

Texto: Ash Campbell
Foto: Resurrection Fest

Entradas

Festival

Artistas Relacionados

Vídeos