Mi Pequeña Radio comenzó siendo el proyecto en solitario del músico oscense David Tabueña. A día de hoy, se han sumado a la banda Axel Velasco (bajo) y Carlos Palop (Guitarra). Su primer disco titulado “Esquiando hacia arriba” (2009) (Astro / EMI Publishing), se grabó en los estudios Dalamix de Madrid y se mezcló y masterizó en los estudios Closet, también de Madrid. Estuvo producido por el propio David Tabueña y contó con Juan Guevara y Felipe Guevara como técnicos e ingenieros de sonido.

Cómo músicos de estudio y para el directo, MPR, siguen contando con Victor Cabezuelo a los teclados y guitarra, el cuál ya grabó en el primer disco del grupo y realizó la primera gira y Andrés del Rosal a la batería, el cuál hizo también la primera gira de la banda.

El segundo disco lleva por título “Dónde está lo que un día fuimos” (2011) (EMI Publishing). Se grabó entre los estudios Sala Tron de Madrid y los estudios “Hambre y Ganas” propiedad del Técnico de sonido y Productor de este disco, Francisco Jiménez, el cual, ha trabajado para artistas de la talla de Los Planetas, Fangoria, o Ainara Legardon entre muchos otros. El disco se grabó casi en su totalidad en directo, y, en palabras del propio David, hace falta resaltar:

“El cambio ha sido de 180º: el rosa palo da paso al negro, las canciones alegres con estribillos facilones y coloridos dan paso a la oscuridad, a la rabia, a la fuerza y a la electricidad de grabar en directo. El estudio de última generación dónde grabamos el primer disco, da paso a un estudio comandado por el productor y gran amigo Francisco Jiménez repleto de micrófonia de los '70, amplificadores y guitarras de la misma época. Las letras abiertas y de una sóla lectura dan paso a letras desgarradas, de doble lectura. La limpieza da paso a la suciedad. Y lo artificial, da paso a lo natural.

“Dónde está lo que un día fuimos” está repleto de historias que les ha sucedido a gente de mi entorno cómo amigos y familiares. No es en su totalidad un disco autobiográfico, tal y como fue el primero. Grandes decepciones y pequeñas alegrías. Así podría resumirlo. Ciertamente, da la sensación que las decepciones se nos quedan más marcadas que las alegrías. De las alegrías nos olvidamos más rápidamente. Y conforme pasa el tiempo, y echas la vista atrás, te das cuenta que un pedazo de ti se quedó en el pasado. Ese pedazo, curiosamente, es lo que te hace crecer y mejorar. Esas decepciones….ese pasado…..porque es ahí dónde está lo que un día fuimos…..”

Enlaces

Actuaciones

Vídeos

Top Álbumes

Seguidores

Todavía no hay usuarios siguiendo este contenido. Añádelo a tus favoritos y se el primero.