Para nosotros, la jornada del sábado empezó en el Main Stage con Hamlet. Era la primera vez que los veía en directo y eso que he tenido un montón de ocasiones a lo largo de los años. Desde el primer segundo quedó claro que iban a poner toda la carne en el asador. Molly derrocha actitud por los cuatro costados: no paró de dar saltos, de correr de un lado a otro del escenario, se atrevió a hacer crowd surfing e incluso participó en un wall of death. Por eso, a pesar del poco tiempo del que disponían, el concierto dio más de sí de lo que cabía esperar en un principio. Tocaron "Irracional", "Egoismo", "Habitación 106", "Muérdesela", "Tu Medicina" y "J.F" (ésta última compuesta en tiempos de Aznar, pero que, desgraciadamente, sigue estando de plena actualidad). Sin duda se merecían que su nombre figurara en el cartel con letras más grandes.

La primera visita del día al Ritual Stage también resultó de lo más satisfactoria. Con la carpa llena hasta los topes, comenzaron su concierto los thrasers de Denver, Havok. "Covering Fire", "Point Of No Return", "I'm The State" o "Time Is Up" fueron algunos de los temas que desgranaron de su corta pero intensa y muy recomendable discografía. Conciertazo de thrash metal de la vieja escuela.

Vuelta al Main Stage, esta vez para ver que tenía que ofrecernos los británicos Gallows. Su vocalista, Wade Mcneil, nos sacó pronto de dudas saltando al foso y de ahí al público nada más comenzar el concierto con "Last June". Le siguieron "Outsider Art", "Misery", "Mondo Chaos"... mientras la gente gozaba todos y cada uno de los temas en un mosh pit interminable. Si queréis hardcore punk con mucha, mucha actitud, Gallows es vuestra banda.

Los siguientes en saltar al Ritual Stage fueron los belgas Aborted, que presentaban su último trabajo "The Necrotic Manifesto". Su brutal death con tintes grind no dejó títere con cabeza. "The Extirpation Agenda" y "Necrotic Manifesto" fueron algunos de los temas que presentaron de su último trabajo. No faltaron tampoco clásicos como "Meticulous Invagination" o "Expurgation Euphoria" así como los también clásicos circle pit y wall of death.

Como llegamos temprano, pudimos coger un buen sitio en el Main Stage para ver a los franceses Gojira. Había oído hablar maravillas de sus directos y la verdad es que desde el primer minuto dejaron claro que iban a por todas. Arrancaron con "Explosia", tema que abre su último trabajo para seguir con "The Axe", perteneciente también a "L' Enfant Sauvage"; de "From Mars To Sirius" extrajeron "Backbone", "The Heaviest Matter Of The Universe" y "Flying Whales", ésta con wall of death incluído; con "L'Enfant Sauvage" vuelven a su último disco, a estas alturas con el público totalmente en el bolsillo, para atacar a continuación "The Way Of All Flesh" con "Toxic Grabage Island" y "Oroborus". Cuando ya se había cumplido el tiempo y todos dábamos el concierto por finalizado, la banda nos regaló un último tema, "Vacuity", que sirvió para poner punto y final a un concierto memorable.

Hasta el concierto de Obituary, nos ocupamos más de protegernos de la lluvia que de otra cosa. El agua no dejaba de caer, así que un rato antes de que comenzara el concierto, el Ritual Stage ya estaba lleno, tanto de fans como de otros que sólo buscaban un lugar donde refugiarse. Con un telón de fondo ilustrando el logo del grupo, salieron al escenario los miembros de la mítica banda de Florida. El setlist se centró sobretodo en sus trabajos antiguos, como su primer y lejano disco "Slowly We Rot", del que extrajeron temas como "Stinkupuss", "Intoxicated" y "Bloodsoaked", que hicieron las delicias de los fans más clásicos y nos arrancaron enrabietados headbangin. También tocaron "Infested" y "Chopped In Half" de su segundo disco "Cause Of Death. Por supuesto, no faltaron temas de su último trabajo como "Violence" o "Inked In Blood" que da título al disco. Una vez más, volvieron la vista atrás con dos temas de su tercer trabajo, "The End Complete", que da nombre al disco y "Back To One", para regresar a su primer disco con "Slowly We Rot", que casi hace que se nos salga la cabeza del sitio. Brutales.

Testament era uno de los grupos que más ganas tenía de ver, así que decidimos acercarnos al Main Stage y plantarle cara a la climatología. Desgraciadamente no duramos mucho, ya que tras "Rise Up" y "The Preacher" la lluvia nos hizo huir con el rabo entre las piernas en busca de refugio. Desde bastante lejos pudimos escuchar (más que ver) lo que tocaron a continuación: "More Than Meets The Eye", "Native Blood", "Dark Roots Of Earth", "Into The Pit" y los clasicazos "The New Order", "Practice What You Preach" y Over The Wall". Para los bises dejaron un par de canciones de "The Gatering": D.N.R (Do Not Resuscitate)" y "3 Days In Darkness". Al finalizar el concierto, Chuck Billy no quiso marcharse sin dar las gracias a los fans que les habían mostrado su apoyo a pesar de la lluvia. Una lástima que un enorme concierto se vea ensombrecido por el mal tiempo.

Una vez finalizado el show, nos dispusimos a abandonar de mala gana el festival, ya que un servidor se pegaba el madrugón padre al día siguiente y aún nos quedaba el viaje de regreso. Con nosotros nos llevamos la gran experiencia de estos fantásticos tres días y las ganas de volver a Viveiro. Porque el año que viene repito seguro, palabra de metalhead.

Entradas

Festival

Artistas Relacionados

Vídeos