Chambao es una palabra malagueña y se utiliza para referirse a un espacio hecho con sencillez, con un techo de hojas de palmeras o cañas y palos de madera que se levanta como refugio o cobijo en donde el señor espetero cubre su cuerpo del sol y el viento para cocinar las sardinas y demás pescado.

Sonido de olas, mansa arena, amigos y música, el chambao no se reduce al efímero espacio levantado de cara al mar con mantas y cojines, iluminado por una fogata, sino más bien un lugar donde prima el regocijo sencillo por la vida.
En el año 2001, María del Mar Rodríguez Carnero, Lamari (voz) y los primos Daniel Casañ (composición y guitarra) y , ElEdi, Eduardo Casañ (composición y guitarra), amigos y vecinos, comienzan a compartir momentos musicales en el barrio de Pedregalejo de Málaga. Poco después conocen al productor Henrik Takkenberg y maquetan las canciones del que fue su primer disco "Flamenco Chill". La mezcla del flamenco y de música electrónica ambiental, el chill out, desembocó en un concepto musical novedoso y original a la vez español y cosmopolita.

En el año 2003 sale su primer disco en solitario "Endorfinas en la mente" con la producción de Bob Benozzo, que también participaría en el álbum "Pokito a poko" (2005), en el que Lamari emprendería su proyecto en solitario liderando el grupo Chambao.

Su siguiente trabajo, "Con otro aire" (2007), fue un disco que manteniendo una sólida raíz mediterránea y sureña, buscó otras influencias en sonidos frescos y étnicos, donde sus letras hablan de cosas que le influyen, preocupan y divierten: “la música es la sensación más cercana al sentimiento, al amor, a la libertad, es muy difícil definir con palabras, con etiquetas, y el ser humano tiende a etiquetar a todo lo que la mente no llega”.

Ya casi a finales de 2009 Chambao viaja hasta el glaciar del Perito Moreno en la Patagonia argentina para hacer un concierto muy especial sin público, y publican su álbum "En el fin del mundo". Además de las reflexiones que suscita el escenario sobre el cambio climático y demás delitos contra la naturaleza, canciones como “Detalles”, que abre el disco, “Caprichos de colores”, o “Despierta”, invitan a soñar, a creer y a ser conscientes de que otros mundos no solo son posibles sino que también son necesarios. Mundos de ensueño y ritmos pegadizos se mezclan con pinceladas poéticas de sentimiento y emociones.

La música “es un ser vivo, y como tal, debe desarrollarse, crecer y adaptarse al medio”; lo sorprendente en su propuesta es la unión armónica de tradición e innovación tecnológica, al tiempo que sus letras crean una atmósfera de purificación musical. Chambao además de música, es también deseo manifiesto por una vida con sentido.

Enlaces

Actuaciones

Vídeos

Noticias

Top Álbumes

Seguidores