El de Apeiron debuta con un CD ¡doble! (¿recuerdan algún caso parecido?) que quiere ser un homenaje a la música que le gusta. Temáticamente, se trata de una estampa en la que su autor imagina a Elis Regina, Debussy y Marvin Gaye coincidiendo a principios de otoño de 1987 en un pueblecito de Galicia sin más ocupación que la de dejar escrito un legajo que encontraría Emilio posteriormente. El reto es ese: reinterpretar la partitura con “mi desastrosa voz”, dice. ¿Y? Más que un homenaje, que deja automáticamente en inferioridad al tributario, “Chorando Apréndese” es un disco que muestra un dulce desequilibrio. ¿Es pequeño y casero? ¿Mayúsculo y titánico? Más que un homenaje, decía, parece una parodia. Un juego de desproporciones. Una obra maestra del pop, en broma. De ese pop que tiene como momentos clave de su evangelio el encuentro entre Brian Wilson y Van Dyke Parks. O mejor, la decadencia de ese encuentro. De hecho, es un “Smile” casero, construido con piezas de lego y cantado enteramente en gallego. En continuum, como “We’re Only in it for the Money”, de Zappa. Una barbaridad. Emilio José pasa a la acción directa. Le apetece un Ourense independiente. Independiente de España, de Galícia y de todo. Con “Chorando Apréndese”, grabado y mezclado en un 80% en casa y completado en los Copacabana estudios “en realidad, el rimbombante nombre con el que mi primo Álvaro --el otro de Apeiron-- llama a su habitación...”, más que la independencia, lo que ha logrado es quedarse solo. No hay otro igual. Mejor no dar más claves. Atención al disco más sorprendente que saldrá este año en nuestro país.

Enlaces

Actuaciones

Vídeos

Noticias

Top Álbumes

Seguidores

Todavía no hay usuarios siguiendo este contenido. Añádelo a tus favoritos y se el primero.