24º Minifestival de Música Independiente

09/02/2019, Espai Jove Les Basses, Barcelona.

Desde sus inicios, a mediados de la década de los 90, el Minifestival de Música Independiente de Barcelona ha sabido mantener el tipo en un entorno a menudo hostil con una propuesta coherente y honesta que le ha permitido llegar a su 24ª edición habiéndose ganado el respeto tanto de prensa como de público (de ahí el sold out de la presente edición, si bien la afluencia de público apenas llegaba a cubrir dos tercios del aforo, es de suponer, en aras de la seguridad). Y es que no hay más que echar un vistazo a los nombres que han pasado por sus escenarios en ediciones anteriores para constatar su buen hacer: Luke Haines, The Popguns, Autour de Lucie, Clem Snide, The Close Lobsters, Cranes, Damien Jurado, Damon and Naomi, The Clientele…

En esta ocasión, el plato fuerte y principal reclamo era una Kristin Hersh (ex Throwing Muses y 50 Foot Wave, y pilar del rock alternativo americano de los noventa) de vuelta a la actualidad musical con la publicación del destacado Possible Dust Clouds (Fire Records, 2018), un fogonazo que bien puede escucharse como el reverso tenebroso de aquel celebrado Let England Shake de Pj Harvey. Sin embargo, la bostoniana se presentó en solitario esta vez y, centrando el repertorio en su faceta más acústica e intimista, su cautivadora figura se engrandeció sobre el escenario ayudada por una voz que ha ido ensombreciéndose con los años y que por momentos puede llegar a helar el alma, como en la sobrecogedora «Your Ghost» de su primer álbum en solitario. Triunfo incontestable de una Kristin Hersh a la altura de su historial.
También brilló a gran altura Free Cake For Every Creature, proyecto lo-fi de Katie P. Benett de sonido genuinamente indie-pop que no hubiera desentonado en absoluto en el catálogo de sellos como K-Records o Sarah Records. Con un sonido limpio y delicado, engalanado en ocasiones con una cálida slide guitar, y temas de melodías embriagadoras como «Around You» o «All You Gotta Be When You’re 23 Is Yourself» se ganaron el favor del público con una facilidad pasmosa, dejando un estupendo sabor de boca y cerrando su última fecha por tierras europeas con una reveladora «Be Home Soon». Por otra parte, no fue necesario acudir al VAR para corroborar que el tercer grupo foráneo de la noche, Night Flowers, había traspasado sobradamente la estrecha línea que separa el sonido de bandas como The Pains of Being Pure at Heart del mainstream en la senda de The Cranberries, y es que pese a despachar un directo bien engrasado presentando su reciente debut Wild Notion (Dirty Bingo Records, 2018), en el que destacaron cortes como «Glow in the Dark» junto a la primeriza «Embers», a duras penas podía uno reprimir la sensación de estar en el baile de fin de curso de una teleserie americana. Los británicos se despidieron de las tablas no sin antes haber pedido disculpas por ese paseo hacia el abismo al que uno más de esos ignorantes populismos que proliferan como setas los está empujando.

La jornada había sido inaugurada por Estruç, procedentes de tierras volcánicas del norte de Cataluña y en formato de guitarra, bajo y batería, discurrieron entre el post-rock, los esquemas repetitivos del kraut-rock y ciertos toques de psicodelia pop con la mirada puesta en bandas como Stereolab, para ratificar sobre el escenario las buenas sensaciones que había dejado su debut Peça Fugaç (Indian Runners / El Mamut Traçut, 2018). Unas omnipresentes y desubicadas Cariño (seguramente encontraron mayor sintonía en la cita que tuvieron esa misma tarde en otro evento en la ciudad) fueron las encargadas de cerrar la noche.

Texto: Sergio Rodríguez
Fotografías: Maia Figueroa

Entradas

Festival

Artistas Relacionados

Vídeos